Monday, 16 August 2010

O'Riordan

Ayer tuve una sesión remember intensiva con unos amigos, pero hay que separar dos partes: la primera, con más gente, durante la mayor parte del día, y la segunda, más íntima, por la noche.

A las tantas, cuando ya nos marchábamos de la huerta que nos vio crecer entre minis y litronas, entre hamacas que se caían y chungos que nos pillaban por turnos, entre acequias y limoneros... me di cuenta de que ya nunca más seré la niña tonta que se aprendía canciones con la guitarra para impresionar/enamorar a alguien.

C'est la vie.