Sunday, 26 April 2009

El Séptimo Sello

Hace unas semanas vi por primera vez esta película de Ingmar Bergman, que aparece en el libro "1001 Películas que hay que ver antes de morir", por recomendación de una de las personas que más respeto en cuanto a conocimientos de cultura.

En blanco y negro, al principio tuve que luchar un poco contra el tedio que me invade siempre que veo filmes en monocromo, pero los diálogos, la aparente sencillez de la trama (un caballero que regresa junto a su escudero a su castillo a través de parajes asolados por la peste negra, encontrándose con personajes bastante variopintos en su camino) y ese continuo leitmotif existencialista hizo que pensara seriamente en aprender a jugar al ajedrez bien, por si acaso realmente a la Muerte, en su ya icónica representación de un hombre con capa negra, le apasiona este juego y tuviera que desafiarla en algún momento.

Una de las partes que más me llamó la atención fue el diálogo entre el Herrero Plog y Jöns, el escudero, cuando el primero se da cuenta de que su esposa le ha engañado con un "artista" (eso y ver a Max von Sydow impresionando a Doña Rogelia xD):
Herrero Plog - Es que yo la quiero...
Jöns - Con que esas tenemos, ¿eh? Pues te voy a decir una cosa, pobre tonto: eso de "amor" no es más que una palabra bonita que a cambio de una sombra de felicidad te proporciona toda suerte de engaños, mentiras y falsedades, amén de muy graves disgustos.
Plog - Pero me duele mucho perderla...
Jöns - Sí, también es verdad...

Saturday, 25 April 2009

Luz

Esta tarde al volver de comer con unos amigos, algunos conocidos y algún que otro desconocido, cogí un camino diferente para volver a casa, no sé muy bien por qué.
Al principio creí que me había perdido, pero veía los carteles de las calles (Albert-Hoffa-Str., Armin-Knabb-Str.) y las conocía porque paso por ellas todos los días para ir a la Universidad. Pero, de alguna forma, todo era diferente. La luz del sol que lo iluminaba todo era más intensa, las flores tenían un color más vivo y parecía que no eran las mismas aceras por las que tantas veces he caminado.
Sonaba la instrumental “Just Another Sucker on the Vine” de Tom Waits (seguida de “You Don't Care About Us” de Placebo) y el conjunto de todos los elementos hacía que la tarde en sí e incluso esta etapa de mi vida tomara algo de sentido, ya que todo cambia y hay que ir adaptándose a ello.
Nos guste más o menos.

Friday, 17 April 2009